Logros y desafíos de Vivienda en los últimos cuatro años

A pocos meses de dejar el escritorio que ocupa desde 2006, la titular del Minvu saca cuentas alegres, pero remarca que se debe seguir mejorando. “Las viviendas sociales dejaron de ser sinónimo de pequeñas, mal ubicadas y de mala calidad”, dice.

Cuatro años de gobierno, cuatro años en el ministerio. Desde el 2006 que Patricia Poblete (59) llegó a las dependencias de Alameda 924 y desde entonces no se ha movido del escritorio.

La Presidenta Michelle Bachelet trajo bajo el brazo una nueva política habitacional para el país y la democratacristiana se encargó de implementarla.

Ahora, a casi cuatro años de liderar el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), conversó con La Nación e hizo un balance de la gestión, las metas cumplidas y los desafíos que deberá asumir el próximo gobierno.

-Desde 2006 la nueva Política Urbano Habitacional en Chile buscó mejorar la calidad de vida de los chilenos. Recordando estas metas y tomando en cuenta lo realizado a la fecha, ¿ha mejorado la calidad de vida de los chilenos en términos habitacionales?

-Definitivamente. Las viviendas sociales dejaron de ser sinónimo de viviendas pequeñas, mal ubicadas o con bajos estándares de calidad. Aumentaron su superficie promedio a 50 metros cuadrados y los departamentos a 55 metros cuadrados. Hoy todas las viviendas sociales se entregan con un mínimo de dos dormitorios y los derechos municipales pagados para su ampliación.

“Además, mejoró el confort de las viviendas con nuevas normas de aislación térmica y acústica, la promoción del uso eficiente de la energía y la incorporación de energías alternativas”.

“En materia de integración social, la participación de las familias es un elemento central. Antes, las personas decían “me tocó casa”. En cambio hoy las familias eligen dónde vivir, quedando cerca de sus familiares y amigos, del colegio de sus hijos y de sus trabajos”.

“Construimos en La Florida, Las Condes, Talagante, Barnechea, Chiloé, Palena o Arauco, donde hace décadas no se hacía. Mejoramos en participación ciudadana y dimos el puntapié inicial a la política recuperación de barrios. Recuperamos bordes costeros, abrimos nuevos espacios públicos y nos hicimos cargo de históricos déficits de pavimentación y parques”.

-¿Por qué cree usted que la política habitacional del actual gobierno ha sido replicada, o derechamente continuada, por los programas de gobierno de los aspirantes a La Moneda para 2010-2014?

-Yo diría que tres han sido las claves: mayores recursos, buena gestión del ministerio y la activa participación de las familias. En estos cuatro años tuvimos un presupuesto extraordinario, con más de 1.200 millones de dólares para su financiamiento. En todo el país hicimos un enorme esfuerzo por mejorar nuestra gestión.

“También incorporamos un importante criterio de equidad territorial, desarrollando planes territoriales junto con los gobiernos regionales y municipios en las regiones del Biobío, los Ríos, los Lagos y Aysén. Los resultados se pueden visitar en la Isla Grande de Chiloé, en Palena, en Lota, Arauco, Cabrero, Lebu, entre otros”.

“Y finalmente, el activo rol de las familias: ni todos los recursos del Estado, ni toda la ayuda de terceros habrían bastado para que esta política funcionara, si no contáramos con familias que creyeron en esta política, que estuvieron dispuestas a ahorrar, a organizarse. Este gobierno asumió en medio de una bullada toma de terrenos, curiosamente la última que recordamos”.

“El próximo gobierno tendrá que seguir avanzando, especialmente a nivel normativo, en un tema que ha cobrado importancia en la agenda pública. Y junto con ello profundizar en nuevos factores de calidad como la eficiencia energética”.

-Una de las metas claves era seguir en la reducción del déficit habitacional. ¿Se logró ese objetivo?

-Tenemos una cifra premilitar, en que el déficit con que asumimos de 420 mil viviendas se ha reducido a 360 mil. En términos cuantitativos, es decir, número de viviendas nuevas construidas, considerando además el crecimiento vegetativo de la población, 80 mil anuales.

“Además, hemos abordado el déficit cualitativo a través del Programa de Protección del Patrimonio Familiar, que nos ha permitido frenar el deterioro de las viviendas y el déficit cuantitativo, y resguardar el principal patrimonio familiar de los sectores más vulnerables. En estos cuatro años serán 280 mil las familias que han podido mejorar sus viviendas con subsidios del Estado”.

-El sistema de subsidios fue uno de los pilares para la reactivación económica durante el año. ¿Se mantendrán los subsidios a particulares y los incentivos a privados para que el sector no se debilite hasta que el rubro retome el paso de los últimos años?

-El presupuesto de la Ley 2010 creció en un 24,5% respecto al 2009. Volvimos a un nivel de entrega de 134.087 subsidios, con algo más de 29 millones de UF, de los cuales un 69% se focaliza en los quintiles I y II (menos de 1.000 UF) y un 31% en los sectores medios (hasta 2.000 UF).

“Es evidente que superada la crisis, las medidas transitorias que se adoptaron deberán terminar. Los objetivos ya se cumplieron: se reactivó la construcción y atenuamos el impacto en desempleo”.

“No obstante, los presupuestos de ley nunca terminan siendo iguales a los presupuestos vigentes, pues siempre existe la posibilidad de hacer ajustes. Existe flexibilidad para responder mejor a los más vulnerables, a través del Fondo Solidario de Vivienda y al Programa de Protección del Patrimonio Familiar”.

-¿Cuál es el avance concreto en expansión de áreas verdes y en qué medida se seguirá impulsando la construcción de plazas, parques y espacios públicos junto a la expansión urbana?

-Para elevar los estándares urbanos enviamos al Congreso un proyecto de ley de planificación urbana que crea mecanismos para dotar de más espacios públicos y áreas verdes mediante mayores condicionamientos al desarrollo inmobiliario.

“Asimismo, durante estos años terminamos más de 262 planes reguladores, donde se incorporaron más hectáreas de áreas verdes, para garantizar un crecimiento urbano armónico y de calidad. La propuesta de reforma al Plan Regulador Metropolitano de Santiago incluye un 25% de los suelos de crecimiento sólo en áreas verdes.

“Por último, durante estos años triplicamos la inversión mediante el programas nacional de espacios públicos, comenzamos la construcción de grandes proyectos, como Ciudad Parque Bicentenario, y dimos continuidad al Quiero Mi barrio y el programa de subsidios del Patrimonio Familiar para la construcción en espacios públicos a escala de barrio”.

BRECHA EN DESCENSO

Sin duda, el panorama habitacional en estos últimos cuatro años ha cambiado. Cambios en la entrega de subsidios y en la manera en que se plantea la renovación urbana han logrado unificar un tema que por décadas le ha quitado el sueño a nuestros gobernantes: la vivienda. Y en esta gestión la solución de los temas ha permitido que, incluso, el candidato de oposición proponga medidas que ya este año se implementaron y lograron su objetivo. Eso sí, está claro que aún son muchos los chilenos que viven sin un techo o que lo hacen sin posibilidades de mantener una vida de barrio y comunidad. Pero la brecha viene en descenso. Cada año 80 mil familias hacen realidad el sueño de la casa propia y durante el próximo año, los que han tenido que abandonarlas o verlas caer comenzarán nuevamente a levantar sus hogares. En 2010 el Ministerio de Vivienda y Urbanismo tendrá un aumento del 24,5% real respecto de 2009, llegando a $1.087.956 millones. Con esa inversión otras 134 mil familias tendrán una vivienda, otras 10 mil saldrán de campamentos y otras más volverán a vivir en sus ciudades.

“Seguiremos trabajando con las EGIS eficientes”

Uno de los problemas que asumió la actual administración del Minvu durante este año fue la aparición de cobros indebidos por parte de las entidades de gestión inmobiliaria social (EGIS). Estas instituciones, que actúan como asesores habitacionales junto a las PSAT (prestadoras de servicios de asistencia técnica), fueron cuestionadas al punto de evaluar si la gestión que cumplen podría volver a manos del Estado.

Sin embargo, el Ministerio de Vivienda desestimó esa opción y sólo dejará actuar al Serviu donde estas instituciones no sean las adecuadas para llevar adelante esos proyectos. Actualmente, el Minvu tiene convenios vigentes con cerca de 700 EGIS/PSAT, pero sólo un 30% presenta regularmente proyectos al ministerio.

“El propósito es quedarnos con aquellas Egis que sean capaces de prestar eficientemente los servicios que se les exige”, dice la ministra Poblete. “En aquellos lugares donde no se dispone de EGIS suficientes o con capacidad de llevar adelante adecuadamente los proyectos, el Serviu ha suplido esta labor, lo que indica que el ministerio no ha renunciado a la posibilidad de desarrollar en forma más sistemática tal función”.

Poblete explica que a raíz de las deficiencias de muchas EGIS, los Serviu han asumido un rol más protagónico en otras áreas de los proyectos. Sin embargo, está por analizarse si aspectos como la organización de la demanda o la misma ejecución de los planes de habilitación social pueden también ser asumidos desde estos servicios.

Fuente:  La Nación / Por Ricardo Ahumada / Martes 29 de diciembre de 2009 | | País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *