Déficit cuantitativo

Necesidad de los habitantes que constituyen hogares, asociada a la insatisfacción residencial, por la carencia total de vivienda.

INVI. Propuesta INVI. 2005. Equipo investigación SIV.

Otros autores

Déficit: Falta o escasez de algo que se juzga necesario.
Cuantitativo: Perteneciente o relativo a cantidad.

RAE. Diccionario de la lengua española [En línea]. [Fecha de consulta: 5 agosto 2015]. Disponible en: http://lema.rae.es/drae/.

En general, el cómputo del déficit cuantitativo estima la cantidad de viviendas que la sociedad debe construir o adicionar al parque existente para absorber las necesidades acumuladas (esta cantidad reúne familias en viviendas miserables y familias “allegadas”). En suma, se trata de estimar las nuevas unidades necesarias para que exista una relación uno a uno entre viviendas adecuadas y familias que necesitan alojamiento. Su definición involucra diferenciar entre parque de vivienda adecuado e inadecuado desde el punto de vista de estándares mínimos y resolver cuánta es la demanda potencial de vivienda, materia que involucra variables referidas a la estructuración de hogares y núcleos familiares.

ARRIAGADA, Camilo. América Latina: información y herramientas sociodemográficas para analizar y atender el déficit habitacional. Santiago, Chile, CEPAL. 2003. 65 p. Serie Población y Desarrollo N°45. ISBN 92-1-322255-6. p. 8.

 

En síntesis, el déficit cuantitativo incluye tres tipos de situaciones de allegamiento: externo en vivienda y en sitio e interno. Ellas no son excluyentes, un hogar puede presentar simultáneamente dos o tres. En estos casos, la cuantificación sólo contabiliza sólo uno de dichos problemas (el que se considera más relevante desde el punto de vista del diseño de soluciones), y se construyen categorías que expresan las diferentes combinaciones de allegamiento.

CHILE Ministerio de Planificación. Déficit habitacional y demanda a los programas de vivienda del sector público. Santiago, MIDEPLAN. 2000. p. 9.

 

En líneas gruesas, el déficit cuantitativo alude a unidades consumidoras de vivienda que no cuentan con una para su uso exclusivo. En términos generales, se deduce de la diferencia entre la cantidad de viviendas y la cantidad de unidades consumidoras de vivienda. La brecha entre ambas cifras corresponde a la cantidad de viviendas que habría que construir para que exista una relación uno a uno entre viviendas y unidades demandantes.

DÉFICIT habitacional y datos censales sociodemográficos : una metodología. Santiago de Chile, CEPAL, CELADE. 1996. 83 p. Serie B, N°114. p. 19.

 

 

(…) El déficit cuantitativo estima la cantidad de viviendas que son necesarias para las familias que se encuentras allegadas.

HENOCH I., Paulina y HORST V., Bettina. Déficit habitacional: se mantiene tendencia al alza. [En línea]. Serie Informe Económico. (216), 2011. ISSN 0717-1536. p. 5. [Fecha de consulta: 22 octubre 2015]. Disponible en: http://lyd.org/wp-content/themes/LYD/files_mf/sie216deficithabitacionalsemantienelatendencialaalzaphenochybhorstjunio2011.pdf

 

El déficit cuantitativo resulta de la diferencia entre as familias y viviendas existentes, y representa a aquel sector de la población que, careciendo de cualquier tipo de refugio para su uso exclusivo, deben “allegarse” a la vivienda de otros.

MAC DONALD, Joan. Diagnóstico habitacional (versión preliminar). Santiago, Corporación de Promoción Universitaria. 1986. 19 p. Documento de Trabajo nro. 13/86. p. 15.

 

La diferencia o saldo entre la estimación de viviendas permanentes y el número de hogares en dos hipótesis”, se estima que a 1995 la cifra se ubica entre 23,1 y 27,9 millones de unidades.

SCHWEITZER, 1996 En: ARRIAGADA, Camilo. América Latina: información y herramientas sociodemográficas para analizar y atender el déficit habitacional. Santiago, Chile, CEPAL. 2003. 65 p. Serie población y desarrollo nro. 45. ISBN 92-1-322255-6. p. 14.

 

En general, el déficit cuantitativo “alude a unidades consumidoras de vivienda que no cuentan con una para su uso exclusivo” y “se deduce de la diferencia entre la cantidad de viviendas y la cantidad de unidades consumidoras de vivienda”.

SILVA SANTELICES, Ángela. Enfrentando el déficit cualitativo en la vivienda social. El caso del Programa de Vivienda Básica. Santiago, Chile Universidad de Chile, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Departamento de Ciencias de la Construcción. 2005. 162 p. Seminario FAU. p. 18.

 

La definición tradicional de “déficit cuantitativo” de vivienda se basa en la comparación entre el número de hogares y el de viviendas permanentes. El monto en el cual la primera de estas cifras supera la segunda es lo que en la mayoría de los textos se designa como déficit cuantitativo. Sin dejar de reconocer la importancia de la anterior definición, se sostiene que ésta es tan sólo una primera buena aproximación a esta medida.
Al tomar en cuenta únicamente el número de viviendas se dejan de lado consideraciones tales como los materiales utilizados en su construcción o su estado de conservación. Si bien a simple vista pareciera ser que estas variables son de carácter más bien cualitativo, tienen un trasfondo que trasciende este aspecto. Una vivienda cuyo techo es de un material tan precario que no impide la entrada de lluvias y temporales, no cumple con el objetivo de proteger a sus moradores contra las inclemencias del tiempo, por lo que esta situación debiera considerarse como parte del déficit cuantitativo.
Este es un enfoque un tanto más amplio para la definición del déficit cuantitativo. Para ello se parte tomando en consideración el tipo de materiales utilizado en la construcción del techo, muros y suelo de las viviendas. Luego, realizando combinaciones entre materiales sólidos y precarios se clasifican las viviendas, desde aquellas que utilizan los materiales más sólidos hasta las que utilizan materiales totalmente precarios. En países en que no existe información disponible respecto de estos tres elementos, se utiliza una aproximación basada en los datos existentes. Por ello en algunos casos se toma en consideración únicamente el techo y los muros, en tanto que en otras el suelo y los muros.
En síntesis, se considera que el déficit cuantitativo incluye tanto los hogares que comparten una vivienda, como aquellos que ocupan viviendas de un carácter muy precario.

SZALACHMAN, Raquel. Un perfil del déficit de la vivienda en Chile, 1994. Santiago, Chile, CEPAL. 2000. p. 10-11.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.