Académicos apuestan a la renovación de las políticas habitacionales en las zonas afectadas por el terremoto

Dichato después del terremoto y el tsunami, Comuna de Tomé
Dichato después del terremoto y el tsunami, Comuna de Tomé

Más de veinte mil residencias sociales resultaron dañadas entre las regiones de Valparaíso y la Araucanía luego del terremoto, según informó el ministerio de Vivienda.
Y el futuro de las miles de familias que perdieron su hogar ahora está en manos de la construcción de las denominadas mediaguas, construcciones que ante la urgencia, sirven para superar las dificultades del momento.
El Presidente electo, Sebastián Piñera, ya manifestó que no quiere transformar a Chile en un país lleno de casas de emergencia, pero la preocupación se mantiene frente a la necesidad de concretar una política habitacional efectiva que resuelva este dramático escenario.
Para Alfredo Rodríguez, secretario ejecutivo de la Corporación de Estudios Sociales y Educación, la clave es mantener la identidad histórica en cada lugar.
“Los pueblos y ciudades pequeñas que tenían una cierta estructura y una cierta historia se perdieron. Al final se terminan construyendo mediaguas o conjuntos de poblaciones que no tienen nada que ver con los lugares donde los colocan. Eso es lo que hay que evitar”, dijo Rodrìguez.
Por su parte, Jorge Larenas, director del Instituto de la Vivienda de la Universidad de Chile, detalló que el trabajo de reconstrucción debe concentrarse en organizar la conectividad y el patrimonio cultural.
“Es imprescindible vincularse con los distintos actores locales, ya sean públicos, privados y comunitarios. Hay que trabajar con aquellos que tienen una aproximación cotidiana con el territorio y, de acuerdo con eso, el enfoque que nosotros trabajamos es fundamentalmente territorial. Las comunas se conciben no como localidades aisladas sino que insertas en una red que involucra todos los temas relacionados con las realidades, la conectividad y un conjunto de servicios públicos que también pueden funcionar de manera integrada”, precisó el experto.
El viernes pasado el organismo que representa Larenas firmó un convenio con la subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo del ministerio del Interior (Subdere) para reconstruir cuatro comunas de la región del Bío Bío: Cobquecura, Coelemu, Treguaco y Tomé.
Por lo mismo, Claudio Pulgar, de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, dijo que este momento puede ser una oportunidad para mejorar las políticas públicas habitacionales.
“A pesar de la tragedia y lo terrible que ha sido todo en términos humanos, también hay que tomar esta crisis como una oportunidad para reconstruir de mejor manera las ciudades en el sentido urbano. Del mismo modo, se puede reconfigurar y redirigir las políticas de vivienda.  En esta etapa de diagnóstico va a ser muy importante la participación de los habitantes en los procesos”, afirmó el profesional.
Pulgar informó que para la elaboración de los estudios preliminares se trabajará en la zona por seis meses.
Frente al riesgo de construir nuevamente en el borde costero, el académico no quiso adelantarse y concluyó que se evaluará en cada caso.

Fuente: www.radio.uchile.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.