Reglamentación térmica: Llegó la hora del balance

Reproducimos entrevista publicada en Ediciones Especiales Urbanismo y Construccion del Mercurio, que incluye la opinión de Ricardo Tapia, académico del INVI.

«Se ha logrado un avance con la nueva reglamentación, pero se podrá aplicar totalmente cuando los propios habitantes comprendan sus beneficios, sobre todo, en la vivienda social».

Desde que se implementó la primera etapa, han pasado siete años. Diversos actores de la construcción opinan sobre los aciertos y desafíos de esta regulación.

Las viviendas en Chile hoy deben ser aisladas térmicamente. Así lo indica la reglamentación térmica que, definitivamente, vio la luz en 2007, con la implementación de la segunda etapa, luego de más de diez años de trabajo que convocó a todos los sectores, público y privado, relacionados con la construcción.

por Oriana Olivos Marín

Comenta José Pedro Campos, director ejecutivo del Instituto de la Construcción, que Chile es el primer país de Latinoamérica que en su reglamento de construcción ha incorporado exigencias de acondicionamiento térmico para todas las viviendas.

También esta medida apunta al ahorro energético, tan de boga en estos tiempos. «Hoy no sólo es necesario alcanzar los parámetros de confort, sino lograrlos con el menor uso de energía, en lo posible no renovable.

Desde hace más de 30 años todos los países desarrollados han establecido estrictas y progresivas regulaciones sobre la demanda de energía en edificaciones, como también sobre el comportamiento de envolventes, la calidad del aire interior y la eficiencia de los equipos de calefacción. Chile ya no queda al margen.

Desde marzo de 2001 y enero de 2007, todas las edificaciones con destino habitacional tienen que cumplir con la primera y segunda etapa de reglamentación térmica, que exige a los materiales y a los sistemas constructivos relacionados con techumbre, muros, pisos y ventanas requisitos especiales de comportamiento térmico según la zona en que se emplace la construcción.

De no ser así, las respectivas direcciones de obras municipales no otorgan los permisos de edificación. Cabe señalar que estas exigencias rigen tanto para viviendas unifamiliares como para edificios de departamentos que se localicen a lo largo de Chile y varían según el lugar geográfico.

Aún está pendiente la tercera etapa relacionada con el comportamiento energético global de la vivienda.

En todo el país

Las diversas etapas de la reglamentación se basaron en siete zonas climáticas. Por ejemplo, aquella casa que se construya en la Zona 3 no contará con la misma aislación que la que se emplace en la Zona 7, aunque ambas sean completamente iguales en el diseño.

Dicen los expertos que tal vez uno de los aspectos más interesantes de la reglamentación lo constituye la innovación tecnológica que ha traído de la mano. «Así los fabricantes han tenido que adaptar e innovar en sus productos para que cumplan con la ley».

Según José Pedro Campos, hoy es posible encontrar en el mercado nuevas soluciones constructivas que permiten cumplir perfectamente con estos estándares. Por ejemplo, planchas de yeso cartón con material aislante o placas de OSB con aislación incluida; también ladrillos de diversas dimensiones y otras características a las habituales; estucos de cemento con mejores propiedades térmicas y ventanas con mejores comportamientos.

Comenta el ejecutivo que si bien la nueva reglamentación ha influido en la forma de construir de todo el país, las regiones más impactadas se localizan al sur de la IV, producto de que el clima se vuelve más frío.

«Pero ha influido mucho más en aquellos lugares en que se deberán modificar los sistemas constructivos para cumplir con la nueva reglamentación. Chile tiene la tradición de construir en albañilería y también en hormigón, y es en estos sectores donde se están produciendo las mayores innovaciones».

Para los expertos, aislar no es sencillo. Hay que contar con los conocimientos técnicos que permitan comprender esta reglamentación y, además, aplicar las soluciones viables económica y técnicamente.

Pensando en ello, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo elaboró un manual de aplicación de la nueva reglamentación, que ha sido difundido en todas las instancias vinculadas con el tema. Además de explicar el reglamento y su aplicación, paso a paso, viene con fichas técnicas, materiales y soluciones constructivas de las diversas empresas que comercializan productos relacionados.

Sobre esa base se puede adoptar alguna de estas alternativas, avaladas de un listado de 150 soluciones que cumplen con la normativa vigente. La información de este documento se puede bajar de www.mart.cl.

Los involucrados

Después de casi siete años de que partió la primera etapa de la reglamentación, la actividad de la construcción habitacional tuvo que vivir una revolución no sólo en sistemas constructivos y materiales, sino que también en la asimilación que tuvieron que hacer los profesionales, fabricantes y constructores de las nuevas reglas.

«La reglamentación está siendo asimilada por los profesionales y un apoyo ha sido la edición del manual», enfatiza Ricardo Tapia, director del Instituto de la Vivienda.

Dice que como es un proceso que recién se inicia, el mercado de los materiales aún se está adecuando a estas nuevas exigencias. «Si bien es un gran avance, creo que será totalmente practicable cuando los propios habitantes comprendan los beneficios que conlleva».

Para Vicente Domínguez, vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, los arquitectos y profesionales han asimilado bien esta norma. «Se está cumpliendo a cabalidad, y esto se debe a que ya existe una conciencia energética creciente».

Dice que sí se ha dado un cambio en la forma de construir. «Por ejemplo, hay fabricantes que han modificado sus productos para cumplir y, además, han llegado otros importados que cuentan con el estándar. Considero que las soluciones eficientes pasan por la fabricación y producción de ladrillos, estucos y revestimientos interiores térmicos».

Hugo Pereira, presidente del Comité de Tecnología del Colegio de Arquitectos, propone que luego de un año de la implementación de la última etapa de la reglamentación, sería bueno hacer un monitoreo para ver realmente lo que ha sucedido a nivel de los profesionales. «Tengo la impresión de que existen carencias, vacíos y dudas en la aplicación. Hay antecedentes de dificultades en determinados contextos laborales y sociales».

Explica que entre los parámetros difíciles de asimilar está la diversidad tecnológico-constructiva, excluida de las soluciones industriales típicas – el artículo de la Ordenanza general de Urbanismo y Construcciones propone algunas soluciones constructivas ya calculadas en términos calóricos. Y en caso de plantear otras (por ejemplo, de aislamiento térmico de muros), se requiere acompañar el cálculo calórico correspondiente.

Pero para ello, dice, existe poca competencia profesional instalada para satisfacer correctamente estos cálculos. «Los programas computacionales que resuelven esta situación no se han masificado mucho».

Más capacitación

Gabriela Armijo, experta en bioclimatización de la Universidad Central, argumenta que no hay problemas en especificar los materiales que cumplan con la reglamentación. Pero dice que no está claro quiénes son los profesionales encargados de verificar en obra que se ha cumplido con los requerimientos».

Opina que es vital la capacitación intensiva de arquitectos e ingenieros que participan en la revisión de proyectos a nivel de ministerios y municipalidades.

José Pedro Campos afirma que aunque no hay estadísticas sobre el grado de cumplimiento de la nueva norma, por el tipo de consulta que llegan a la entidad, se podría afirmar que poco a poco el sector la ido internalizando y acatando.

«Para ello, es básico tener campañas permanentes de difusión y capacitación, dirigidas al público comprador de viviendas, a las inmobiliarias, a las constructoras y, especialmente, a los arquitectos, quienes son los encargados del diseño. Y en eso estamos».

Tareas pendientes

El Instituto de la Construcción lleva adelante una serie de actividades relativas a la reglamentación térmica.

• Mantener actualizado el sitio web www.mart.cl, destinado a la reglamentación térmica.

• Participar en seminarios, eventos y otras instancias para divulgar la aplicación de este reglamento.

• Colaborar en estudios que está efectuando el Programa País de Eficiencia Energética y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, relacionados a la 3ª etapa de la reglamentación térmica y a la eficiencia energética en general.

1.Terminar el Estudio «Línea Base de Confort Higrotérmico de Viviendas en Chile», encargado al IC por la Agencia de Cooperación Alemana–GTZ, el que se entregará en mayo.

Fuente: Ediciones Especiales El Mercurio, URBANISMO Y CONSTRUCCIÓN 24 de abril de 2008

Un comentario en “Reglamentación térmica: Llegó la hora del balance

  • el 2008-08-12 a las 10:52 am
    Permalink

    De mi consideración:
    Mis sinceras felicitaciones por haber adoptado políticas acertadas con respecto a lo que es la aislación térmica, de la cual no todos los profesionales, inclusive, toman debida nota de lo que significa, en Argentina no existe aún ningún tipo de reglamentación al respecto.
    Nuevamente felicitaciones, yde ser necesario cuenten con nosotros en ese tema, pues tenemos casi todo resuelto, aislación térmica total sin puentes térmicos y con estructura independiente, sin dilataciones contracciones etc. etc.
    Vean nuetra página, un sincero abrazo y suerte hermanos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.