«Es el día más feliz en medio de la pandemia”

Por La Cuarta

Fuente: La Cuarta 22/05/2020

Gracias a una campaña que inició “Mucho Gusto” para conseguir alimentos, las familias del campamento San José de Cerrillos por fin tendrán la casa propia. La gente colaboró con mercadería, abrigo y dinero.

Diez años. Exactos diez años han pasado desde la última vez que en el país se organizó un “Chile ayuda a Chile”, con el fin de reunir fondos para ir en ayuda de los damnificados por el terremoto del 27F, ocasión en la que se juntaron casi 46 mil millones de pesos. Por cierto, en ese entonces el campamento San José de Cerrillos ya tenía tres años.

¿Por qué tal recuerdo? Es muy simple: ayer afloró la solidaridad de los chilenos de forma genuina, transparente y concreta, todo gracias a la iniciativa del matinal “Mucho Gusto” y, en particular, del periodista Simón Oliveros. Y claro, pues lo que parecía ser una campaña espontánea para juntar alimento y abrigo, acabó por darles un hogar a 13 familias.

Fueron los vecinos del campamento San José quienes conmovieron a cientos de televidentes, los que empezaron a ofrecer diferentes productos y dinero. “Fue como una bola de nieve”, dijo Oliveros, también sorprendido cuando el grupo San María se puso con 13 casas prefabricadas, de 54 metros cuadrados.

Y como si eso no bastara, el matinal logró reunir más de 86 millones de pesos, mientras que la municipalidad de Las Condes aportó 13 cajas de mercadería y otro particular se puso con 50 balones de gas y también llegó ropa. Y ojo, que durante la tarde, el edil de Cerrillos, Arturo Aguirre, comprometió un terreno.

“Estamos muy emocionados, nos están dando una solución de vida. No damos más de felicidad. El alcalde también se nos acercó y está buscando el lugar para poner las casas. Nos dijeron que podíamos postular, pero no hay para cuándo y, además, no existe ni catastro, porque dicen que somos microcampamento”, explicó María Lizama, vocera y secretaria del grupo.

– Afloró lo mejor de los chilenos…

Quedamos para adentro. El llamado era para conseguir mercadería, ropa de cama o pañales, ¡nunca una casa! Acá tenemos miedo por la lluvia, hay un cerro que se puede desmoronar, llenarnos de barro, viene gente a botar basura y está lleno de ratones.

– ¿Imagina el momento en que podrá entrar a su casa?

¡Uf! Lo primero será poner las camas en las piezas y decirles a los niños que por fin tienen su pieza. No vamos a pasar frío, tendremos baño. En el campamento hay dos de esos químicos para 13 familias. En la noche mis niños hacen sus necesidades en un tarro.

– ¿Tuvieron la chance de celebrar?

Sí, acá estamos. Es el día muy feliz en medio de esta tragedia. Hicimos pollos asados con los vecinos, recordando que hay que cuidarse. Todos usamos mascarillas.

Orgullo

Al recordar el “milagro” ocurrido en Cerrillos, el periodista de “Mucho Gusto”, Simón Oliveros, explicó que “ellos nos escribieron, estaban preocupados por la situación tan precaria en la que viven. Fuimos a constatar la realidad y pedimos lo básico, nomás. Como programa hace rato que hemos puesto en pantalla las situaciones de hambre y pobreza”.

¿Posibilidades de un evento a gran escala para llegar a más familias, ah? “Por supuesto. Hay una necesidad imperiosa de ayudar. A todos nos ha afectado la pandemia, pero hay gente que está muy mal, y siempre se comunican personas dispuestas a colaborar. Esta es una cadena solidaria y nosotros en Mega fuimos el motor de partida solamente”, cerró.

Otros ejemplos de la solidaridad de los chilenos

Vecinos les llevan comida y abrigo a venezolanos varados: Gente de Providencia no ha dejado solos a migrantes que esperan retornar a su país afuera de la embajada.

“Hemos recibido muchísima ayuda de los vecinos chilenos y de Carabineros. De nuestra embajada nada”, señala agradecida la venezolana Yareli Nicoliero (40) que lleva 19 días durmiendo en la calle. La mujer que tiene un hijo de 10, es uno de los cientos de migrantes que se encuentran   durmiendo en las afueras de la embajada del país caribeño en  Providencia.

Agrega que los vecinos se han acercado a dejarles carpas, comida, y abrigo a las familias que se encuentran a la espera de una respuesta de su gobierno para retornar a su patria en un vuelo humanitario. La mayoría de ellos perdió sus pegas y quedaron literalmente en la calle producto de la crisis económica que trajo la pandemia.

Además el Servicio Jesuita Migrante, habilitó 70 camas en un albergue con calefacción a cuadras del lugar, para abuelos, enfermos y guaguas. Los grupos de riesgo.

Pescadores de Queule donaron 300 sierras: Trabajadores artesanales hace tres días que se ponen con sus productos en ollas comunes de pobladores de Temuco.

Un grupo de pescadores artesanales de Caleta Queule de Toltén en La Araucanía llevan varios días llevando alimento a los pobladores más necesitados de Temuco, que están realizando ollas comunes, debido a los problemas que han tenido que enfrentar por la pandemia.

Si días antes, los pescadores, que tienen el corazón más grande que una catedral, llevaron 200 kilos de reinetas y 70 de merluza, ayer les compartieron 300 unidades de sierra y 60 kilos de pan. “A mí me emociona porque la gente humilde es la que ayuda a la gente humilde. Vienen a ayudar a la gente de las poblaciones bajas”, dijo una abuelita.

“Hace tres días se hacen esta ollas comunes. Vamos en ayuda de la gente que sentimos que más lo necesita en estos momentos”.

Periodista organizó ayuda a través de grupos de Whatsapp

El periodista Manuel Vega no quiso quedarse de brazos cruzados y se organizó con un grupo de guasap de sus amigos para ayudar a las familias que hoy más lo necesitan. “Partió así no más y juntamos 600 lucas. Así que decidimos organizarnos mejor y seguir juntando más cosas”, dijo.

Ahora están juntando canastas de alimento, abrigo, productos de higiene personal y y para el hogar, además de mascarillas y caretas faciales. Lo hacen juntando a través de transferencias y llegando a las casas que quieren donar. La idea es ir a dejarlos personalmente a través de organizaciones. Eligieron San Bernardo para empezar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.