Critican falta de plan maestro y baja de presupuesto para cerrar campamentos

Fuente: El Mercurio 25-01-2016

Por Manuel Valencia.

Análisis elaborado por Libertad y Desarrollo:

Ministerio de Vivienda sostiene que se entregarán 2.000 subsidios, 54% más que en 2015.

Los campamentos son una de las caras más complejas del problema habitacional chileno. Si bien el déficit habitacional anticipa su término en 10 años, según un estudio de la Cámara Chilena de la Construcción, los asentamientos informales siguen creciendo de la mano de la inmigración, el aumento del costo de las viviendas y los arriendos.

Un reciente análisis de Techo da cuenta de este incremento: desde 2011, cuando se realizó el último catastro nacional, hay 7.000 familias más viviendo en tomas. Si hace cuatro años eran 27 mil, hoy la cifra supera los 34 mil. También de 657 campamentos, se pasó a los 700.

“Nos preocupa que el Gobierno trabaje con los datos del catastro de 2011 y con un número fijo de familias. Los campamentos son una realidad dinámica y se deben enfrentar con un presupuesto sobre una base real. No se ve una intención de enfrentarlos desde la autoridad, salvo en Antofagasta”, señala el capellán de Techo, Juan Cristóbal Beytia.

El incremento de tomas y familias viviendo en ellas es visto con preocupación por Libertad y Desarrollo (LyD), debido a que consideran que el gobierno actual no cuenta ni con un plan maestro ni con un presupuesto adecuado para resolver el tema. Por el contrario, a juicio de la investigadora de LyD, Paulina Henoch, preocupa que se recorten estos recursos.

“No hay coincidencia entre el aumento de campamentos constatado por Techo y la reducción de recursos”, asevera Henoch. En el análisis se establece que este año es menor en 8,8%, lo que implica un recorte de $1.471 millones. Sin embargo -según el estudio- se incrementó el gasto en personal en 5,1%, lo que equivale a $90,6 millones. “El tema no está en el foco ni en la agenda. No hay ninguna priorización. Para enfrentar el problema de los campamentos, la solución debe provenir del Estado y de un acuerdo al que se debe llegar con instituciones de la sociedad civil. Los campamentos son el reflejo de una necesidad habitacional no resuelta”.

Desde el Minvu niegan esta situación. Señalan que el programa de campamentos se compone por una parte del presupuesto ley asignado a la partida de presupuestos y también de los recursos asignados al programa anual de subsidios: “La confusión está en la lectura errada que se le da al presupuesto, porque efectivamente el presupuesto ley tiene una disminución del 8,5% para 2016, pero los subsidios programados son 2.000, lo que representa un aumento del 54% en relación al 2015”.

TRABAJO. Juan C. Beytia, capellán de Techo, dice que le preocupa que se usen datos de 2001.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.