Concejal Unda acusa perjuicio para municipio de Las Condes

La clasificación errónea de permisos de edificación como viviendas sociales para algunos proyectos inmobiliarios con terminaciones lujosas habría provocado un defraude por 200 millones de pesos al municipio de Las Condes, según denuncia el concejal Hugo Unda.

Por ello, el edil interpuso una querella contra quienes resulten responsables de los delitos de falsificación de instrumento público, uso malicioso del mismo y fraude al fisco ante el 4° Juzgado de Garantía de Santiago.

Continúa…

por RAÚL FUENTES

El concejal explica que se trata de las categorías de construcción B1 (para proyectos inmobiliarios de gran envergadura), B2 (de nivel intermedio) y B3 (de nivel inferior y que normalmente se usa para viviendas sociales cuyo valor no sobrepasa las 400 UF).

De esta forma, según el concejal, funcionarios de la Dirección de Obras Municipales adulteraron material del “cuestionario de atributos de la construcción”, normado por el Ministerio de Vivienda, para que proyectos de categoría B1 fueran clasificados como B3, con la consiguiente merma de ingresos para la Municipalidad de Las Condes.

Y va más allá. El concejal explica que empleados municipales delegaron el llenado de petición del permiso en el arquitecto a cargo del proyecto, evadiendo su obligación legal y no cautelando el cobro de los derechos municipales.

Unda aclara que se trata de cerca de 30 proyectos inmobiliarios de los años 2005 y 2006, algunos de ellos de lujo, que presentan anomalías, ya que se construyeron con permisos de edificación clasificados para viviendas de tipo social con bajas terminaciones, cuando la directora de Obras Municipales era María Eugenio Vial Le Roy.

De ese total, la Contraloría General de la República ya investigó 16 de ellos y respecto de los cuales estableció -en un dictamen de marzo de 2007- que el municipio no se ajustó a derecho en su clasificación.

Uno de esos proyectos sería el edificio “Alsacia-Golf”, de 19 pisos de altura y en las cercanías de la estación de metro Alcántara, cuyo permiso de edificación fue aprobado en noviembre de 2005 bajo la categoría B3.

Lo anterior, a pesar de que cuenta con terminaciones de lujo, equipamientos sofisticados e incluso refuerzos estructurales por diseño, asegura Hugo Unda.

El mismo concejal señaló a este diario que también entregó los antecedentes de estos casos a la Fiscalía Metropolitana Oriente.

INVESTIGACIÓN

EL ALCALDE Francisco de la Maza está en conocimiento de los hechos e instruyó un sumario para esclarecer lo ocurrido.

Fuente: El Mercurio Sábado 27 de octubre de 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *