Los hitos de la Villa Olímpica se convirtieron en un juego

Fuente: Las Últimas Noticias 02-01-2016

"Villápolis" fue elaborado por vecinos y la Universidad de Chile

Julio Matus

¿Mito o verdad? ¿La Villa Olímpica de Santiago estuvo lista para el Mundial de Fútbol de 1962? La respuesta es no, porque el proyecto completo comenzó en 1961, no alcanzó a terminarse y apenas alojó a algunos cuerpos técnicos de las selecciones visitantes.

Según el académico Carlos Lange, del Instituto de la Vivienda de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile, ese es uno de los mitos de la villa, declarada zona típica el año 2010. Y esa es una de las preguntas que aparecen en el juego “Villápolis”, parecido a la tradicional Metrópolis o Gran Capital, que se elaboró con los vecinos para conocer más sobre ese barrio.

“Nuestra idea es aprender de la vida cotidiana de los vecinos”, comenta Carlos Lange. “Tratamos de sistematizarla a través de un juego, como una de las formas más atractivas e interesantes de aprender en torno a este tipo de procesos”, agrega.

El académico cuenta que trabajaron dos meses con la Junta de Vecinos de la Villa Olímpica, en Ñuña, para desarrollar el juego. Otros destacados que aparecen en “Villápolis” son el primer block, dónde estaba la antigua y desaparecida piscina Mund, su capilla, la sede vecinal y el block 73, simbólico edificio destruido por el terremoto del 27F y que después de larga pugna fue cedido por la Fach para viviendas de allegados.

En su opinión, el valor de la villa reside en la “calidad de los edificios construidos, que son blocks de muy buena calidad y con una disponibilidad de espacio bastante amplia”; segundo, la “calidad de los espacios públicos, que configuran una red protegida para el uso de los habitantes”; y tercero, “la fuerte organización que tienen los vecinos”.

Lange dice que ejemplos parecidos se encuentran en la Villa Frei y en la Población Huemul.

Tusy Urra (42), presidenta de la Junta de Vecinos, dice que “Villápolis” es un mapa de “hitos históricos, políticos, sociales, arquitectónicos”. Asegura que el juego los lleva a recordar que este proyecto, que comenzó como una tesis de título de alumnos de Arquitectura de la Universidad de Chile en la chacra Lo Valdivieso, se convirtió en la villa que “tenemos hoy”.

-¿Cuál es la pregunta más difícil del juego?

-La que generó más polémica es qué pasó en el tiempo de la dictadura. Uno tiene su posición, pero fue súper bueno porque todos expresaron opiniones de manera respetuosa, cada uno puso su mirada e igual eso te ayuda a convivir.

-¿Es muy brava la villa?

-Bravísima. Somos terribles los villanos, pero somos demandantes y a la vez proactivos.

El juego no se venderá, pero la Universidad de Chile estudia replicarlo en otros barrios emblemáticos del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.